Aprender idiomas en movimiento: alemán y deportes en Blossin

IMG-20130712-WA0023 IMG-20130709-WA0003 IMG-20130706-WA0002 Una buena opción para niños y jóvenes para aprender un idioma en el extranjero en verano es apuntarlos a un curso en el que además de estudiar y hablar el inglés, el alemán o el francés puedan practicar deportes al aire libre. De este modo, y gracias al ejercicio físico, los conocimientos serán más fáciles de adquirir. Y es que está demostrado que a la hora de aprender idiomas siempre ayuda el movimiento, especialmente para determinados tipos de estudiantes, en los que prima la inteligencia corporal cinestésica, para los que la estimulación sensoriomotriz permite mayor desarrollo cognitivo.

La inteligencia cinestésica o de movimiento (cuerpo) está relacionada con el aprendizaje mediante la realización de movimientos, la manipulación de objetos, movimientos corporales, deportes de movimiento competitivos y colaborativos y teatro.

En este sentido, un curso como alemán y deportes en Blossin, cerca de Berlín, Alemania, cumple perfectamente esta teoría. Los chicos y chicas (de 12 a 17 años) tienen clases de alemán por las mañanas y practican vela, canoa, escalada, stand up padel, patinaje… Todo ello en un colegio-residencia en plena naturaleza y a orillas de un precioso lago cercano a Berlín.