La importancia de un buen monitor

Nuestros alumnos cuentan con el apoyo de los monitoresUn curso de idiomas en Inglaterra, Irlanda o incluso Estados Unidos supone para muchos niños y adolescentes su primera vez lejos de casa, su primer vuelo, su primera estancia en otro país. Como es natural muchos de ellos se sienten algo inseguros y pasan algo de morriña los primeros días de curso. La figura de un monitor o monitora acompañante es clave en estos momentos, especialmente durante del viaje, la llegada y las primeras jornadas del curso hasta que los chicos y chicas empiezan a tomar confianza con el nuevo entorno. Asimismo, es lo que marca la diferencia y la calidad de unos cursos a otros. (Ver cursos de inglés).

En el monitor -que debe ser seleccionado por su formación, experiencia contrastada, madurez  y conocimiento del idioma del sitio de destino- los chicos y chicas encontrarán a ese “hermano o hermana mayor” que velará por que todo salga bien y que sabrá solucionar cualquier contratiempo que pudiera surgir.

Entre las funciones de un monitor destacan: 

  • Coordinar la salida desde España y la llegada a destino.
  • Coordinar el regreso la recogida de los alojamientos de los alumnos y el acompañamiento hasta la entrega de los alumnos en el aeropuerto.
  • Supervisar el reparto de habitaciones y de clases.
  • Atender en exclusividad durante toda estancia a los estudiantes y acompañarlos en las excursiones del programa de ocio.
  • Atender a los padres de los alumnos en cualquier pregunta o indicación que estos tengan a través de un teléfono móvil especial para ese uso.
  • Atender cualquier necesidad de los alumnos.
  • Actuar de enlace entre los alumnos y la escuela para la solución de posibles problemas.