¿Qué examen oficial de inglés es el mejor? ¿Cuál me conviene más? ¿Los Cambridge, el IELTS?

examenes oficiales¿Qué es mejor para un estudiante que quiere acreditar su nivel de inglés? Los exámenes Cambridge-ESOL, el IELTS o el americano TOELF?

¿Y tú qué objetivo tienes?

Los exámenes Cambridge son los Pata Negra de los certificados de inglés como lengua extranjera. Si los apruebas, su validez es para toda la vida, es perfecto para los que quieren un título de prestigio. Y conseguirlo no es cualquier cosa, ya que su sistema obedece a complejas pautas que han ido madurándose y perfilándose desde 1913. Una institución tan añeja no podía por menos que tener una máxima que da idea de su solidez: “Quality, reliability and validity”, es decir, “calidad, fiabilidad y validez”.

Con estos certificados pruebas que tienes determinados conocimientos de inglés. Y con cada uno de ellos adquieres un nivel diferente según el Marco de Referencia Europeo. Hay tres convocatorias anuales para estos exámenes: marzo, junio y diciembre. Es más que recomendable prepararlos en la propia Inglaterra o Irlanda y hacer allí mismo el examen al final del curso. Cursos en Galway (Irlanda), Londres o Manchester (Inglaterra).

Los exámenes Cambridge son:

FCE, First Certificate of English: obtienes un nivel B2

CAE, Certificate of Advance English: obtienes un nivel avanzado y de prestigio

CPE: Certificate of Proficiency English: obtienes un nivel muy cercano al de un nativo.

El examen IELTS, del que cada vez se habla más, se puede hacer por ordenador y en cualquier momento, por lo que resulta muy flexible. No es un examen diseñado para aprobar o suspender sino que se califica con una nota entre el 1 y el 9 que determina tu nivel de IELTS. Está también creado por la Universidad de Cambridge y está sustituyendo cada vez más al TOEFL. El nivel mínimo para participar en los cursos de IELTS es de B1. IELTS es reconocido por la gran mayoría de universidades de todo el mundo y también muchas empresas lo tienen en cuenta para trabajadores no nativos de inglés. La desventaja del IELTS es que su validez caduca a los dos años. En resumen, haciendo este examen le das una puntuación a tu inglés sin asumir ningún nivel concreto, algo muy parecido al americano TOEFL, así que si tienes prisa por demostrar tus conocimientos el IELTS es una buena opción.