Razones para hacer un año académico en Inglaterra, Irlanda, Alemania…

El curso en irlanda se convalida casi automáticamente en España.

El curso en irlanda se convalida casi automáticamente en España.

Dos en uno, aprender inglés de manera definitiva y a la vez cursar un año de estudios de la Enseñanza Secundaria o del Bachiller pudiendo convalidarlos en España fácilmente. Este es el planteamiento de un año académico escolar en Irlanda, Inglaterra o Alemania, una manera de aprender inglés o alemán de manera definitiva que cada vez tiene más adeptos en nuestro país.

Pero un año escolar en el extranjero es mucho más; significa que nuestro hijo/a vivirá un año lejos de casa, en el que madurará de manera considerable y conocerá a fondo otra cultura, con todo lo que eso supone para el crecimiento personal. Es una experiencia que para muchos es inolvidable, como para Isabel, de 16 años, que cursó 4º de la ESO en Irlanda y calificó el año como “el mejor de mi vida”.

Lo mejor es confiar en una agencia que lleve a cabo una asesoría personalizada y que esté en contacto permanente con la escuela para obtener informes académicos y además lleve a cabo todo el papeleo para la convalidación. Exija que haya coordinadores locales a disposición permanente de su hijo/a para que resuelva sus necesidades y supervise su bienestar.

A la hora de mandar a nuestro hijo/a al extranjero hay que tener en cuenta las distintas opciones de colegios y sobre todo que no haya muchos escolares españoles en la misma escuela. Y ya no es un lujo al alcance de unos pocos: un curso académico escolar completo puede costar a partir de 13.000 euros en colegios estatales de sólido prestigio y con alojamiento en familia. El precio se incrementa hasta 16.000 – 17.000 euros si es colegio privado o internado. También pueden contratarse trimestres o semestres.

Irlanda es uno de los países más adecuados para esta experiencia por su seguridad y el carácter amable de los irlandeses. Pero lo más importante es que su sistema educativo es uno de los más desarrollados y satisfactorios de Europa (en el ranking de calidad de la enseñanza mundial elaborado por la OCDE, el informe PISA, ocupa el puesto 20, muy por delante de España, en el 34). De hecho, tiene uno de los porcentajes más elevados de bachilleres que continúan su formación en la universidad.